Hace poco empezábamos a ver fresas listas para comer en los supermercados a los que siempre acudimos para hacer la compra de la semana, la señal inequívoca de que ha llegado la primavera al hemisferio norte. Pero, ¿creéis que hablamos de ese tipo de fresas cuando desde Cortec Mecanizados utilizamos la palabra “fresadora”?

Por suerte o por desgracia nos referimos a las fresadoras mecánicas, unas máquinas que no cortan la fruta, sino que arranca fragmentos y viruta de cierto tipo de materiales como son la madera y el acero. ¿Para qué pensáis que sirve este procedimiento? Pues exactamente para crear una especie de estrías en estos materiales y hacerlos de una manera determinada para poder ser utilizados en otro tipo de aplicaciones.

Existen muchos tipos de fresas en el mercado. A continuación expondremos una selección de las más populares y sus usos:

  • Brocas con punta de bola: que sirven para abrir surcos dentro de la madera o del material sobre el que se esté trabajando. Estos suelen ser bastante útiles a la hora de insertar tornillos a posteriori y no provocar roturas sobre el mismo material.
  • Brocas para molduras. Si lo que necesitas es conseguir un acabado decorativo no intentes hacerlo manualmente, puedes terminar con una hernia discal y la madera directa para ser reciclada, mejor usa una broca con estas características. Son fáciles de cambiar y muy precisas en el momento de uso.
  • Brocas de plato, de bandeja y la broca de nariz de toro. Creemos bastante importante mencionarlas teniendo en cuenta que gracias a la forma que estas le dan al material sobre el que operamos podemos ensamblar una pieza a otra con relativa facilidad.